miércoles, enero 17, 2007

Don Manuel

A mi tio con cariño:

Lentamente te fuiste apagando, al menos eso nos dio la oportunidad de decirte cuanto te queremos y cuanto te estimamos. El costo fue tu dolor, y el verte marchitarte de a poco.

Fuiste un soñador tio, porque aunque sabias que el sistema era malo y el mundo injusto, nunca claudicaste en tu empeño en que los niños jugaran en nuestro querido Juventud Racing. Se extrañara tu imponente figura por las canchas, con ese caminar sereno, pero imponente que te había dado la experiencia de tantos años.

Me hubiese gustado verte jugar, porque con la pasión que pusiste en tu labor de dirigente nos demostrabas cuanto amabas este deporte. Siempre imaginaba que eras un gigante en la defensa.

Pero no solo fútbol era tu vida, como lo dije en tu entierro, fuiste un filosofo, de esos que se hacen leyendo y tratando de comprender el mundo, recuerdo verte en tu despacho leyendo el diario, riéndote a veces y otras muy triste. Es un mundo injusto, pero con personas como tu, creo que no es tan malo.

Nunca olvidaré cuando me prestaste el Baldor, ese viejo libro que me introdujo en la belleza de las matemáticas, quien lo iba a decir que mi vida la dedicaría a esto. Extrañare nuestras conversaciones, sobre todo cuando pequeño y me hacías sentir adulto, una persona con opinión. Cuantas partidas de domino?


Tio, descansa en paz y tu recuerdo sigue vivo en nosotros.



Dedicado a Manuel Jesus Ponce Ponce quien fallecío el Viernes 12 de Enero, producto del cancer, solo hoy he podido escribir, mas conforme un homenaje a este gran hombre. Siento que parte de lo que soy es gracias a él.

Etiquetas: